Refundación de ARTVILO

Diciembre amanece y encuentra a este equipo en el occidente de su gestión.
El trabajo fue vasto y profundo.

Nos propusimos un proyecto con un objetivo claro, concreto.
La energía empleada ha sido contundente y permitió alcanzar y rebasar la traza delineada.
El hecho humano y profesional de esta Comisión Directiva se ilustra en los resultados que hoy festejamos todos,
tarea que comenzó en aquel mayo de 2003, cuando recibimos esa llamita que estoicamente representaba a la asociación.

La refundación de ARTVILO es un hecho,
y esto se sostiene en los pilares que consideramos fundamentales para la institución que queríamos:
– Necesitábamos un espacio donde estar para poder SER,
así es que tenemos sede fija para nuestro ir siendo, creciendo.
– También, un área de difusión prolija, certera y eficaz; un órgano vital.
– La presencia en Internet como inicio de apertura global.
– Una asociación legalizada, con personería, IDENTIFICADA.
– Un espíritu corporativo que promovimos como eje ideológico,
donde todos, socios y Comisión Directiva, seamos ARTVILO.
– Una entidad política-mente-independiente, virtud de libertad,
logro potente.

Sobre estas columnas se fue gestando la acción de estos tres años,
que nos encuentra ahora saboreando la peculiar sensación del final con tarea cumplida.

En fin, es la entrega de este obrar, lo que nos da la tranquilidad de ofrecer a nuestros sucesores
una estructura sólida, con presencia artística y social, sedimento de construcción hacia el devenir del tiempo.

Que la copa brinde entonces por este hoy, pulpa latiente del mañana!

A todos la gratitud, el abrazo, mi mejor saludo.

Jorge Requena